Descripción del Recorrido - El trail

 

2.3.  El Trail

Continuamos el GR-92 que nos lleva por la costa hasta alcanzar la Torre de Santa Elena o Torre de la Azohía en el Km. 71. 

Comienza otra historia.

El compromiso medioambiental de la Organización de la prueba impide seguir el GR-92 en su totalidad para no perturbar las zonas habitadas por aves rapaces de distintas especies que en estas fechas existen en las inmediaciones de ese trazado.

Nuestro itinerario desde aquí sigue por las Casas de la Azohía hasta llegar al sendero que asciende al Collado de los Siete Cucones, donde encontramos de nuevo el GR-92 que nos llevará hasta Cabo Tiñoso. Allí disfrutaremos de un espectacular circuito de unos 7 km de longitud a través de las baterías.

 

 

Desde el aparcamiento situado a la derecha, iniciamos el ascenso de un kilómetro hasta la Batería del Atalayón,  la de mayor altura del emplazamiento. 

 

 

Luego descendemos por el mismo camino y llegamos a la batería más espectacular del conjunto, la de Castillitos, es el Avituallamiento 5 situado en el Km. 80 de carrera.

Nos queda por superar lo más duro de la prueba.

El paso de los kilómetros hace que nuestro cuerpo empiece a emitir señales que debemos saber interpretar para no fallar.

 

Tras dedicar unos minutos a recuperar fuerzas, debemos partir antes de que transcurran 14:45 horas desde que se dio la salida, tiempo establecido por la Organización para poder continuar la prueba. 

Es la 3ª Barrera Horaria que debemos superar.

El siguiente objetivo es la Batería del Jorel. Discurrimos bajando por el camino cortado que llega al Faro y desde allí, ascendemos a través de las entrañas de la roca hasta alcanzarla.

En algunos puntos, lo que ven nuestros ojos no nos permite ir muy rápidos porque preferimos disfrutarlo.

 

 

Ahora ponemos rumbo otra vez hasta la zona de aparcamientos situada en el acceso. Ya hemos completado el circuito de Cabo Tiñoso y continuamos marchando por el camino asfaltado. Dejamos atrás las baterías.

Después de recorrer 1.200 m., al llegar a la curva salimos por el sendero de la derecha y comenzamos el espectacular descenso hasta Cala Salitrona, donde retomamos el GR-92 que seguiremos durante 2 km. más.

Probablemente el líder de la prueba verá las primeras luces del día en esta parte.

Al llegar a la zona del Cantalar, abandonamos el GR-92 y subimos por el sendero zigzagueante que nos lleva hasta el camino asfaltado de acceso a Cabo Tiñoso.

Lo seguimos a derechas durante 300 metros.

Estamos muy pendientes para no rebasar el sendero que sale a la derecha de la carretera que nos lleva hasta el Collado Bolete, Km. 92 de la prueba. Es el Avituallamiento 6 que será exclusivamente de líquido.

Ante nosotros tenemos el ascenso al techo de la prueba. Son los 546 m. de altura que tiene Garabitos. No hay sendero, solo roca.

Debemos estar muy atentos en seguir el balizamiento que ha dispuesto la Organización sobre el espolón.

Al llegar a la cumbre merece la pena dedicar unos minutos a observar en todas direcciones lo que se nos presenta. Es fantástico.

 

 

Continuamos el camino que luego se torna en sendero y que nos lleva hasta el collado de la Morra del Toscal.

Seguimos el descenso sobre la Morra de los Madriles que nos traslada al Polideportivo de Galifa,  es el último Avituallamiento, situado en el Km. 100,7 de carrera.

Tras dedicar unos minutos a recuperar fuerzas, debemos partir antes de que transcurran 19:45 horas desde que iniciamos la aventura. Es el límite de tiempo establecido por la Organización para poder continuar la prueba. 

Es la 4ª  y última Barrera Horaria que debemos superar.

Buscamos la Rambla del Portús que nos lleva hasta Las Escarihuelas.  De nuevo sobre el GR-92, que seguiremos hasta el final. 

Abandonamos el camino de Las Escarihuelas para emprender la dura subida al Puntal del Moco. Desde allí seguimos el sendero que nos sitúa en el mirador del Roldán. 

En este punto, el recorrido del Ultra de las Fortalezas Trail y el de la Ruta de las Fortalezas se funden durante los últimos 5 Kilómetros de la prueba, y constituyen una fuente de sensaciones difíciles de describir.

Con este magnífico ambiente de corredores de ambas pruebas emprendemos el tramo de ascenso hasta la Batería del Roldán, última dificultad montañosa que afrontamos en nuestro camino hasta la meta.

Las emociones están a flor de piel. 

Tras realizar un recorrido a través del emplazamiento, iniciamos el sinuoso descenso hasta Tentegorra y de allí el tramo rápido hasta la Meta en la Escuela de Infantería de Marina, Km. 111 de la prueba.

 

Orgullo, honor y gloria. Lo hemos conseguido!!!